Para Marcos

En el barco donde vive la princesa detective Agüita de Mar, viaja el capitán, que es un señor muy grandote que se llama Marcos. El capitán Marcos no es el patrón de Venecia pero igual anda en el mar.

Después de haber encontrado el color rojo que perdió Lhahl, Agüita de Mar los invitó a ella y a Bhuhb a hacer un viaje en el Gran Barco Azul del capitán Marcos por los mares del Sur. Bhuhb algo de eso conocía porque había visitado el Uruguay.

El Gran Barco Azul era enorme. Tenía unas velas muy blancas con unas anclas de color verde dibujadas en ellas. Los peldaños de las escaleras eran de mármol rosado y las barandas estaban pintadas en oro y plata.

El capitán Marcos es muy amable e invita a todos los que visitan su barco a cenar con él todas las noches. Algunos dicen que el capitán y Agüita de Mar son parientes, pero nadie lo pudo confirmar hasta ahora.


El día en que Bhuhb y Lhahl subieron al barco, emprendieron la marcha con una brisa muy suave que a Bhuhb le hizo acordar a la historia del sombrero volador de Andreiña. Navegaron unos cuantos días y llegaron a un lugar que se llama Australia. Ahí viven un montón de canguros.


Cuando bajaron había mucho viento y Lhahl se había olvidado el pullover en su casa, por lo que estaba tiritando de frío. Uno de los canguros que vive en Australia es amigo del capitán Marcos y se llama McBrowen. Es campeón de boxeo, y se sabe de memoria el nombre de todas las estrellas de la noche.

Los canguros tienen un bolsa de piel en su panza que sirve para que sus hijitos no tengan frío cuando son chiquitos, entonces el capitán Marcos convenció a McBrowen de que la llevara a Lhahl en su bolsa para poder hacer la visita a Australia.

Lhahl estaba encantada, y Bhuhb un poquitín celoso porque él también quería ir a los saltos por esa isla tan grandota, pero no se preocupaba porque él sí se había traido su campera.

Para que Bhuhb no se sintiera mal, mientras Lhahl y McBrowen visitaban Australia a los saltos, el capitán Marcos llevó a Bhuhb a dar otra vuelta en barco, pero esta vez manejaba Bhuhb. Casi chocan contra Tasmania (que es una isla donde vive el demonio de Tasmania campeón de gimnasia artística. Taz, como lo llaman los amigos, les dio en homenaje una demostración de gimnasia que los dejó a todos con la boca abierta).

 

El viajde de Lhahl

 

Bhuhb y los Piratas

La lista de cuentos

El Cuaderno de visitas

Tu carta a Bhuhb

La Portada

 

Las Aventuras de Bhuhb. Textos de Federico Joselevich e ilustraciones de Paola Stefani. Textos © 1998-2007 by Federico Joselevich. Ilustraciones © by Paola Stefani.